Daily Readings

Memoria del Corazón Inmaculado de María

Lectionary: 573

Común de la Santísima Virgen María

El evangelio de esta memoria es propio.
 

 

Primera Lectura

Is 61,9-11

La estirpe de los justos será célebre entre las naciones,
y sus vástagos, entre los pueblos.
Cuantos los vean reconocerán
que son la estirpe que bendijo el Señor.

Me alegro en el Señor con toda el alma
y me lleno de júbilo en mi Dios,
porque me revistió con vestiduras de salvación
y me cubrió con un manto de justicia,
como el novio que se pone la corona,
como la novia que se adorna con sus joyas.

Así como la tierra echa sus brotes
y el jardín hace germinar lo sembrado en él,
así el Señor hará brotar la justicia
y la alabanza ante todas las naciones.
 

Salmo Responsorial

Del 1 Samuel

R. Mi corazón se alegra en Dios, mi salvador.
Mi corazón se alegra en el Señor, 
en Dios me siento yo fuerte y seguro.
Ya puedo responder a mis contrarios, 
pues eres tú, Señor, el que me ayuda. R.
R. Mi corazón se alegra en Dios, mi salvador.
El arco de los fuertes se ha quebrado, 
los débiles se ven de fuerza llenos. 
Se ponen a servir por un mendrugo 
los antes satisfechos; 
y sin tener que trabajar, 
pueden saciar su hambre los hambrientos. 
Siete veces da a luz la que era estéril 
y la fecunda ya dejó de serlo. R.
R. Mi corazón se alegra en Dios, mi salvador.
Da el Señor muerte y vida,
deja morir y salva de la tumba; 
él es quien empobrece y enriquece, 
quien abate y encumbra. R.
R. Mi corazón se alegra en Dios, mi salvador.
El levanta del polvo al humillado, 
al oprimido saca de su oprobio, 
para hacerlo sentar entre los príncipes 
en un trono glorioso. R.
R. Mi corazón se alegra en Dios, mi salvador.

Aclamación antes del Evangelio

Cfr Lc 2,19

R.    Aleluya, aleluya.

Dichosa la Virgen María,
que guardaba la palabra de Dios
y la meditaba en su corazón.

R.    Aleluya.

Evangelio

Lc 2,41-51

Los padres de Jesús solían ir cada año a Jerusalén para las festividades de la Pascua. Cuando el niño cumplió doce años, fueron a la fiesta, según la costumbre. Pasados aquellos días, se volvieron; pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que sus padres lo supieran. Creyendo que iba en la caravana, hicieron un día de camino; entonces lo buscaron, y al no encontrarlo, regresaron a Jerusalén en su busca.

Al tercer día lo encontraron en el templo, sentado en medio de los doctores, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Todos los que lo oían se admiraban de su inteligencia y de sus respuestas. Al verlo, sus padres se quedaron atónitos y su madre le dijo: “Hijo mío, ¿por qué te has portado así con nosotros? Tu padre y yo te hemos estado buscando llenos de angustia”. Él les respondió: “¿Por qué me andaban buscando? ¿No sabían que debo ocuparme en las cosas de mi Padre?” Ellos no entendieron la respuesta que les dio. Entonces volvió con ellos a Nazaret y siguió sujeto a su autoridad. Su madre conservaba en su corazón todas aquellas cosas.
 

Los textos de la Sagrada Escritura utilizados en esta obra han sido tomados de los Leccionarios I, II y III, propiedad de la Comisión Episcopal de Pastoral Litúrgica de la Conferencia Episcopal Mexicana, copyright © 1987, quinta edición de septiembre de 2004. Utilizados con permiso. Todos los derechos reservados. Debido a cuestiones de permisos de impresión, los Salmos Responsoriales que se incluyen aquí son los del Leccionario que se utiliza en México. Su parroquia podría usar un texto diferente.