Daily Readings

Memoria de San Bonifacio, obispo y mártir

Lectionary: 577

               
                              Común de mártires o de pastores [por los misioneros]

Primera lectura

Hch 26, 19-23
En aquellos días, Pablo dijo: “Rey Agripa, nunca he sido infiel a la misión recibida en aquella visión celestial. Por el contrario, me dirigí primero a los habitantes de Damasco, luego a los de Jerusalén, a todos los de Judea y finalmente a los paganos; les prediqué que era necesario arrepentirse, volverse a Dios y manifestar su conversión con obras. Por este motivo los judíos me tomaron preso en el templo y trataron de matarme.

Pero con la ayuda de Dios he podido seguir dando testimonio hasta el día de hoy ante los pequeños y los grandes.

Y nunca he enseñado nada distinto de lo que los profetas y Moisés anunciaron que iba a suceder; es decir, que el Mesías debía padecer, que sería el primero en resucitar de entre los muertos y que anunciaría la salvación a nuestro pueblo y a los paganos”.

Salmo Responsorial

Del Salmo 116

R. Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio.
O bien:
R. Aleluya.
Que alaben al Señor todos los pueblos,
que todas las naciones lo festejen.R.
R.Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio.
O bien:
R. Aleluya.
Porque grande es su amor hacia nosotros
y su fidelidad dura por siempre. R.
R. Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio.
O bien:
R. Aleluya.

Aclamación antes del Evangelio

Jn 10, 14
R. Aleluya, aleluya.
Yo soy el buen pastor, dice el Señor;
yo conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí.
R. Aleluya.

Evangelio

Jn 10, 11-16
En aquel tiempo, Jesús dijo a los fariseos: “Yo soy el buen pastor. El buen pastor da la vida por sus ovejas. En cambio, el asalariado, el que no es el pastor ni el dueño de las ovejas, cuando ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; el lobo se arroja sobre ellas y las dispersa, porque a un asalariado no le importan las ovejas.

Yo soy el buen pastor, porque conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí, así como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre. Yo doy la vida por mis ovejas. Tengo además otras ovejas que no son de este redil y es necesario que las traiga también a ellas; escucharán mi voz y habrá un solo rebaño y un solo pastor’’.

 

Los textos de la Sagrada Escritura utilizados en esta obra han sido tomados de los Leccionarios I, II y III, propiedad de la Comisión Episcopal de Pastoral Litúrgica de la Conferencia Episcopal Mexicana, copyright © 1987, quinta edición de septiembre de 2004. Utilizados con permiso. Todos los derechos reservados. Debido a cuestiones de permisos de impresión, los Salmos Responsoriales que se incluyen aquí son los del Leccionario que se utiliza en México. Su parroquia podría usar un texto diferente.